02 abril 2009

Rupturas eneagramáticas: E3



Miedo básico: no tener ningún valor aparte de sus logros.
Deseo básico: sentirse valioso, aceptado y deseable.


*

Y metió su vida en cajas y se marchó del apartamento...

... pero nada alteró su rutina. Se levantaba temprano, iba al gimnasio, desayunaba, paseaba a Moon, y se marchaba al trabajo. Sus compañeros no sabían que Denise le había dejado. Nadie debía saberlo. Su sempiterna sonrisa parecía ser el mejor indicador de su estado de animo. Los más intuitivos podrían haberse percatado de que ya no había luz en su mirada. ¿Pero quién miraba realmente a los ojos salvo las maquilladoras?
Se enganchó a la droga más cobarde: la mentira. Y en su particular galería, la autenticidad era el viejo y ajado atrezzo que alguien olvidó hace mucho tiempo.
Mentir no era difícil para un actor, pero la diferencia entre él y sus compañeros de la serie, era que su dedicación “al método” duraba los 365 días al año. Nunca una mala cara, ni un mal gesto, ni siquiera, un matiz desagradable en el tono de voz cuando, ocasionalmente, sufría un encontronazo con un periodista. Matt era la viva imagen de la afabilidad y el encanto y haría todo lo posible para seguir siéndolo.

Sin embargo, en aquellas tres semanas de soledad, comenzó a odiar su casa, sus muebles, su ropa, su extrema competitividad, su pulcritud, su éxito... todo salvo su cocker spaniel. Sentía como si alguien le hubiera intercambiado por una imagen holográfica de si mismo. Un extraño vacío comenzaba a invadir cada célula de su cuerpo, inexorablemente, como un cáncer. Con la diferencia de que nadie conocía las características de esta nueva enfermedad.
Su corazón latía en otra parte, sepultado bajo un muro de silencio, y él debía atreverse a reclamarlo a pesar del terremoto.
Consideró la idea de tapar todos los espejos de su casa como si viviera en un shivá indefinido. Los judíos guardan luto durante siete días. Siete maravillosos días en los que cuidar de su aspecto es algo tan nimio e insignificante, que se permiten ignorar ese superficial aspecto de si mismos. ¿Por qué no podía hacerlo él?

Día tras día, engatusaba a algún miembro del equipo para ir a tomar algo a un pub y retrasar asi la vuelta a casa todo lo posible. Sabía a que lugares ir sin necesidad de recurrir a las clásicas gafas negras.
Otras veces, seducía a alguna de las chicas. Siempre había sido muy fácil. Si su carisma y su atractivo físico no eran suficientes, recurría a la que consideraba su mejor arma: escuchar como si tu interlocutor fuera la persona más fascinante del mundo.
Las escogía siempre altas, rubias y andróginas porque eran lo opuesto a Denise. Ella tenía los ojos y el cabello más negros del mundo. Su voz ronca y envolvente a lo Veronica Lake era la única capaz de retirarle hasta la última gota de maquillaje con un simple susurro. Todo en ella era espejo. Su morena nuca era la única promesa que se hacía antes de dormir.

Una tarde, mientras se dirigía a una cena con su representante, quedó atrapado en un atasco. Al parecer, un autobús había volcado dos calles más al norte y la lluvia estaba ralentizando todo el proceso. Mientras esperaba, le sobrevino un incontrolable deseo de fumar, pero en la guantera de su coche sólo quedaban sus gafas y un par de condones. Miró por la ventana, tamborileando con sus dedos sobre el cristal en un intento de aplacar su ansiedad, y se percató de que una joven le observaba atentamente desde un café. “Será una fan que me ha reconocido” pensó.
Debía tener unos 25 años. Sus brillantes ojos claros eran una alternativa muy apetecible, pero eligió la necesidad que primero hizo figura: el tabaco. Salió del coche y entró en el mismo café desde el que ella le observaba. Una vez en la barra, la miró de refilón, incitante, mientras se revolvía el pelo mojado.
Cuando el dependiente le devolvió el cambio, ella había desaparecido. Con el ego un poco magullado, se dirigió de vuelta al coche y la encontró esperándole empapada y apoyada seductoramente contra la ventana del copiloto.

- ¿Me llevas?- afirmó más que preguntar.
- ¿A dónde quieres ir?- respondió él con su mejor sonrisa.
- A cualquier parte- un deje de amargura traicionó su dulce voz felina, conmoviendole. La instó a entrar en el coche.
- ¿Cómo te llamas?
- Cecilia.
- Admítelo, Cecilia, ¿tú me conoces, verdad?
- ¿Por qué habría de conocerte?- espetó entre divertida y asombrada mientras se apartaba un mechón de pelo de la cara.
- ¿Me estas diciendo en serio que no sabes quién soy?
- Por supuesto – había una desarmante honestidad en aquellos nuevos ojos.
- ¿Te cuento un secreto, Cecilia?
- Ajá.
- Yo tampoco...



Para tod@s l@s que aún no se hayan definido http://www.personarte.com/test.htm
Para l@s que quieran explorar el eneatipo 3 http://www.personarte.com/enea3.htm

20 comentarios:

  1. Please, que nadie se tome estas descripciones como una especie de "biblia eneagramática" porque no lo son.
    Además de que por mucho que pertenezcamos a un eneatipo u otro NUNCA hay dos personas iguales, suelo escoger personajes "enfermitos" o borderline cuando rompen y se rompen, asi que lo que intento retratar es su lado oscuro puro y duro.
    Un tres tóxico podría ser muy parecido a Matt, pero uno sano podría resultar la humildad, sencillez, accesibilidad y franqueza en persona.

    No generalicemos nunca ;)

    ResponderEliminar
  2. que curradisimas están todas las descripciones literarias que haces de cada tipo de persona Alhy!!!

    estar enganchado a los propios logros es la peor de las drogas, nunca son suficientes y un resbalón puntual te parece una catástrofe, yo antes era un poco así y aún me quedan ramalazos que hacen que me juzgue en cuanto a mis resultados y no a los intentos pero bueno, mejoro con el tiempo que es lo importante n_n

    Besos gatunos .^

    ResponderEliminar
  3. guau, me ha encantado...es sublime...me gusta como escribes, el coment q me dejaste me parece genial y real...que wai es este blog...es como leer peliculas en blanco y negro...con personajes entrañables, a los que les coges cariño rápido...
    espero que esta historia continue, pq engancha....

    besitos enormes...
    ah y me gusta que pongas
    banners-pro....tmb...muak.

    ResponderEliminar
  4. Genial!!
    A veces nos escondemos tras simples mentiras para no mostrarnos al mundo tal y como somos por miedo, por vergüenza, por orgullo...
    Es horrible no confiar en uno mismo y tener que depender de ciertas personas para sobrevivir. Yo antes dependía demasiado de la gente, ahora sólo dependo de mí y de las pocas personas a las que me he mostrado sin careta.

    Me encantó la reflexión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A lo mejor mi comentario suena un poco bastante estúpido, pero tu forma de escribir me ha gustado tanto que me has inspirado. La historia que estoy escribiendo no me convencía por cómo estaba narrada, y ahora leyéndote me he dado cuenta que el estilo que a mi me gustaría tener es similar al tuyo. Con estas palabras tan poéticas pero sin ser pedantes... la verdad es que no soy muy buena analizando algo, pero espero que entiendas lo que quiero decir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Tenías razón, totalmente abandonada... Lo que me había perdido. Me ha encantado, muy sinceramente te lo digo. El texto, el ritmo, los gestos, las gotas... todo me ha encantado, enganchado... ¿QUién dijo que las drogas eran malas? ;)
    Besos bonita!!!!

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Ahly, sus textos son siempre inspirados y tocan los costados ocultos de las cosas, son detalles, pero de detalles vive el hombre.

    Las mentiras, sabe, son necesarias tanto como las verdades. El rostro tanto como la máscara, la seducción tanto como la apatía. Su personaje vive en uno de los dos lados del río, y mi impresión es que siempre vamos nadando de una orilla a la otra. Sonrisas (en lo social) pero por la noche una par de lagrimas (en la intimidad).

    Me ha gustado mucho, pero cuando el personaje dice que tampoco se conoce, pienso que es sincero...

    besos felicitadores.

    ResponderEliminar
  8. Miedo básico: no tener ningún valor aparte de sus logros.
    Deseo básico: sentirse valioso, aceptado y deseable.

    Uf! que problemón.Así no llegamos a ninguan parte.Eso se llama falta de autoestima,y cuando eso te falta estás perdido.
    Muy bueno tu relato Alhy.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Joder, me está gustando mucho esta serie, amore. Y este relato es de los más largos que, yo por lo menos, he leído tuyos.

    Ansioso estoy por llegar a la ruptura sietil... ¿se entregará el señor o la señora siete a una vorágine de placer o vicio o devoradora de cultura? Hum... (aunque ahora también tengo muchas ganas de ver la cuatril).

    Cuando los tuvieses todos los relatos listos, podrías hacer un libro recopilatorio de "Historias eneagrámicas" e intentar enviarlo a alguna editorial independiente o pequeña como tu primer book de cuentos.

    Te lo digo muy en serio :D

    Esta semana he currado repentínamente toda la semana y no he podido echar el paquete el correos. El lunes lo echaré y ya será lo que tarde.

    Ya me dirás qué te pareció :D

    Anoche salí y estoy hecho polvo. Hoy me apetece tranquileíto y bandas sonoras lánguidas XD

    Se te quiere, preciosa.

    Kissessssssssssss "tresianos".

    ResponderEliminar
  10. Creo que de las tres que llevas es la que más me ha gustado de momento, sobre todo el final, estoy deseando que llegues al 7 of course :)
    Hip, sé que estoy missing, ya sabes que en periodo lectivo desaparezco un poco, aparte de por mi conexión también es porque desconecto un poco...pero ni mucho menos dejo de leerte, espero que lo sepas. A veces comento, a veces sólo leo y otras veces simplemente digo...luego le escribo, y entre unas cosas y otras o se me pasa o se me olvida...no quiero que pienses que me pareces un rollo o algo parecido.
    También me he desconectado un poco del blog...pero bueno, sé que no es excusa.
    Prometo que veas que te sigo más a menudo, e intentaré no estar tan missing...además, sabes que eres mi eco-hippie-geek-robacorbataz-veggie-zirenita girl favorita :)

    Zorry Kizzez, zinging a lo Madonna ;)

    ResponderEliminar
  11. Sigo esperando el 7.... alhy alhy... ultimamente haces entradas dificiles de comentar para una mente como la mia...


    Todo el mundo te adora!!! jajajaj como lo haces?? como??? podre algun dia escribir como tu? enseñameeeeeee a escribirrrrrr enseñameeeeee a escribirrrrrr sera maravillosoooo jajajaja

    Besosssssss nutria!

    ResponderEliminar
  12. Dejé un par de premios en mi blog para tí, por si te apetece pasar a recogerlos y adoptarlos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Cultura eneagramática que tiene la niña!

    Como te los curras!.

    La pregunta final me ha encantado, y la respuesta aún más.

    ResponderEliminar
  14. Impactante como una persona intenta oultar sus sentimientos cuando alguien amado le ha abandonado y en vez de desahogarse y admitir que esta solo.. intenta olcutar bajo una falsa sonrisa que esta perfecto y que siendo asi es como mantendraa la idea de que el mundo le considera valioso.

    No se si es la idea que tendras en mente pero cuando he leido lo de la chica que le miraba desde la cafeteria mientras llovia, de repente he pensado en las otras dos rupturas y estaba pensando ke en el mismo dia se estan dando estas historias en la misma ciudad, pero esto ya son paranoias mias!

    Espero que el finde haya ido bien!

    besosss

    ResponderEliminar
  15. Yoko se ligó a Lennon diciéndole que no le conocía, que no sabía quien era.

    Yo siempre he pensado que le mintió. Es imposible que en aquella época alguien que estaba en el mundillo artístico y con inquietudes no reconociese a Lennon.

    Mi teoría es que fue más lista que las demás. Atacó a la parte más importante de alguien tan vanidoso como el genio de Liverpool: su ego.

    Y lo cazó.

    Lo curioso es que Lennon, como Matt, tampoco sabía muy bien quien era...

    ¡¡Besos de vuelta!!

    ResponderEliminar
  16. jajaja

    ¡¡Ni entristecerte ni cabrearte!!

    Tus textos son como las magdalenas de Proust, te llevan a los recovecos de la memoria, pero la memoria tiene curiosas ramificaciones, y la mía ha derivado hasta los Beatles. Lógico por otra parte, pues la historia personal de Lennon siempre me ha apasionado. Así como su necesidad de éxito para autoafirmarse, pero su miedo posterior de que sin ese éxito él no fuera nada.

    En realidad no pensaba en Yoko, sino en Lennon. En lo perdidos que están en algo tan simple como saber quienes son gente de un éxito tan descomunal y que, aparentemente, lo tienen todo (que es algo de lo que hablamos hace poco, por cierto).

    ¡Besos beatlemaniácos, Señorita cascarrabias. jajajaja

    ResponderEliminar
  17. Qué secreto tan triste...




    un miau del elefantito veloz, y un abrazo grandote de Cat :)

    ResponderEliminar
  18. Estoy teniendo un little problem. Me estoy identificando con cada ruptura eneagramática en algo. Doctor??
    Lo de esconder sentimientos. No aceptar los errores. La sonrisa. Fingir.
    Me encanta tu manera de escribir todo. Las historias, cómo se desarrollan las cosas.
    Cecilia no será la chica del hospital no?? Podrían ser.

    Besos maga! (estoy deseando leer el cuatro, ahora que soy cuatro casi por los pelos.... que intríngulis)

    ResponderEliminar
  19. Mmmm tenía los ojos y el cabello más negros del mundo...

    Es un texto genial Alhy!

    ResponderEliminar

In cyberspace, everybody can hear you dream...

Related Posts with Thumbnails