14 febrero 2017

Hasiera-Amaiera





-Para el chico de las manos suaves-

Si no te vuelvo a ver
si la espiga se retuerce como una caracola
y se desprende,
si aquel penacho de tierra se llena de flores u ortigas,
y los latidos olvidan su vocación,
que no se olvide la piel,
que
por un instante eléctrico
(leve como un pájaro o una eclosión estelar),

se tatuó nuestros nombres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

In cyberspace, everybody can hear you dream...

Related Posts with Thumbnails