20 marzo 2017

Sakura




Algún día,
pronto,
te florecerán las manos
y yo no estaré debajo.                        
Qué injusto que la primavera
inunde tu piel de almendra
y sea para otra boca la promesa de cereza.

Mientras,
al otro extremo de la elipse,
donde aún hace otoño y frio,
contemplo mis constelaciones de lunares
y trazo el peregrinaje de tus dedos
largos.


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

In cyberspace, everybody can hear you dream...

Related Posts with Thumbnails